lunes, 17 de julio de 2017

una década enferma
y no se me ocurriría llorar
no recuerdo muy bien lo de antes
y creo que me han convencido que ya estaba enferma

podría alegar que todos son unos hijos de puta
pero me da igual
solo se que paso el día entre sustancias
y no se si quiero que acabe

me he tatuado un ancla a la vida
que no me ancla a nada

opciones de espías en tu propia casa

las medicaciones que siguen comiéndose

me llaman señora
y si que puedo ser la señora que se mete la raya 44

y dirán que miento cuando diga la verdad, siempre.


Publicar un comentario