sábado, 10 de octubre de 2015

No guardo los secretos que ya no merecen ser guardados
ni ninguna fidelidad al impío
ya no guardo nada
que mis espaldas se han hastiado de cargar
al duro
al cruel
al lacerante
y nadie pregunta qué fue de mi
cómo aguante eso
y como he acabado.
Publicar un comentario