sábado, 25 de abril de 2015

Hago bien no creyendome nada. Aún asi rezo, todos los días, es como con los porros. Lo que dicen es papel mojado en una cesta lágrimas que se secaron al son de siglos vacío y después risas Yo no me reiré solo escucharé los gritos
Publicar un comentario