viernes, 6 de diciembre de 2013

Fue marcado de por vida y ni siquiera sabía lo que sentía Se llamaba David tiraba piedras y lo quería si, algo asi me hizo reñir con el mundo y no a medias Ahora ya no se lo que quiero Espero en una silla una leve llevanza o un suspiro imperecedero Trasiego por la mente de algunos
Publicar un comentario