sábado, 2 de febrero de 2013

optimismo

Antes el lujo de los pobres era fumar, ahora, no se, quizá drogarse con lo que les pille más a mano. La mierda, perdón, la muerte rápida y segura, era beberte un vaso de lejía Como una cerveza fría Hasta taparte la nariz podías. Las pastillas no matan, COMO iba a querer matarte la farmacéutica... Un profe-sional
Publicar un comentario