sábado, 7 de mayo de 2011

He aprendido a no sufrir como una condenada a la rueda  a los quebrantahuesos a los inquisidores inquisidos

me subí al potro

desgarre la carne, yo misma

llenaron mi boca con su mierda, decían.. por mentirosa o blasfema, iría el dos

me siento como en casa
Publicar un comentario